24 julio, 2010

Entre la espada y la pared, como muchos ahora en Juaritos

Entre la espada y la pared, como muchos ahora en Juaritos: "













El sobrevivió al coche bomba en Juaritos. Pero como muchos en la ciudad, explotó de dolor. Ya no hay quien viva aquí sin convertirse en un héroe por haber sobrevivido un día más. Cerca de 6 mil personas lo saben: en los cementerios. Más las que siguen vivas: en una ciudad militarizada.

El es uno de mis geniales lectores y me escribió este mensaje al día siguiente del narco atentado. Y le pedí permiso para compartirlo con todos vosotros. Nunca me había escrito. Pensé que muchos en mi querida Juaritos necesitan ser escuchados. Porque las autoridades siguen aplaudiendo una estrategia (sin estrategia) que sólo ha disparado la violencia. Esta es su voz, desnuda.

Me pidió el anonimato: tiene miedo. Pero os puedo decir dos cosas: lo conozco desde hace un tiempo. Y es una de esas personas mágicas que uno encuentra en Ciudad Juárez. Sé que cada palabra que comparte con nosotros está salida desde las entrañas de su ser. Por eso, al leerlas no dejan de dolerme, porque sé que se siente entre la espada y la pared, queriendo huir de la muerte pero sin poder hacerlo.

Ah! y otro dato: es del PAN, el Partido de Acción Nacional. El mismo partido del presidente de México Felipe Calderón, el que comenzó la llamada guerra contra el narcotráfico. Os dejo con él (y a ti, gracias mil por tu vómito de sentimientos):

Miedo. Ese era el sentimiento que me invadía esta mañana al dirigirme a mi oficina ubicada a escasas cuadras de donde explotó el primer carro bomba en Ciudad Juárez. Aún se encontraba el área acordonada desde la noche anterior y decenas de oficiales de la Policía Federal, Tránsito, CIPOL, Municipal, Ministeriales y demás agencias de gobierno entraban y salían del área mientras la lesionada ciudad lloraba la pérdida de un médico que se destacó por siempre ayudar a los demás.

Sentimientos encontrados más bien orientados al dolor y la desesperación, además de un extraño y nuevo sentimiento de agradecimiento de estar vivo y sin lesiones, ya que además de transitar frecuentemente por el lugar donde ocurrieron los hechos, estaba yo a unas cuantas calles cuando se detonó la bomba.

Las calles están casi completamente vacías y existe una psicosis relacionada a la situación. Cuando voy conduciendo guardo más distancia ente los carros, fui a cargar gasolina al lugar que asisto regularmente y me encuentro con que federales están de igual manera cargando sus tanques… aún y que creí que no iba a llegar a la siguiente estación preferí arriesgarme a estar junto a ellos. Y es que no les tengo miedo a los policías sino a los ataques que van dirigidos hacia ellos y quienes se encuentren en el mismo lugar.

Me pregunto ¿qué fue de los tiempos de antaño cuando jugaba con mis amigos en la calle y no sucedía nada?

No confío en nadie. Menos en las autoridades, qué triste, porque pertenezco al partido en el poder y no encuentro como defender a nuestro presidente.
Peor aún cómo defender la ciudad donde vivo, si la gente que vive aquí vendió su voto hasta por mil pesos con la excusa de que “Teto” -el ex alcalde del PRI y ahora alcalde electo ligado al narcotráfico- podía resolver el problema que vivimos por sus conexiones con el Cártel de Juárez.

¿Adónde puedo ir?, estoy atorado en esta ciudad, que huele a muerte, ansiedad y desesperación, donde las miradas están perdidas porque no queremos ver a los ojos a nadie por el miedo de que sea alguien del crimen organizado. No podemos sonar la bocina del auto en un semáforo porque puede ser que se moleste quien está a un lado y salgamos muertos a tiros.
No podemos ir a los centros comerciales porque hasta en esos lugares públicos han matado gente. No puedo andar solo en mi carro por miedo a que quieran secuestrarme, robarme el carro o asaltarme al subir.

El tema en Juárez, no es el narcotráfico, los secuestros, las quemas de los negocios, las cuotas a los patrones, los secuestros de médicos, las mujeres asesinadas o las injusticias que se ocasionan a diario.
El tema central se divide en dos cuestiones básicas: la falta de justicia, y qué hacemos los que no cometemos ilícitos.

Tengo miedo...
Tengo miedo de estar en un país que no hace nada por los jóvenes. Tengo miedo de estar en mi país sin poder ser libre.
Tengo miedo de que una guerra más fuerte estalle y no logre sobrevivir.

Tengo miedo de tanto....Me invade un sentimiento de despedirme de mi familia y mis amigos. Quisiera irme de esta ciudad, pero las condiciones político-económico-escolares y sociales no me lo permiten. ¿Adónde me voy? Estados Unidos manda 1200 soldados más a su frontera… Estados Unidos, siendo el causante principal de esta guerra debido a ser el país que mas consumo de drogas tiene, no nos permite la entrada a la mayoría de los ciudadanos de México.

Canadá tan lejos… y ahora con visa. ¿Dejo a mi familia sola? O… ¿me los llevo? Y si me voy a Canadá, ¿de qué voy a trabajar? Haber sacado una carrera que me ha costado tanto trabajo para ¿terminar limpiando los pisos de alguien que tiene menos estudios que yo?… y no soy soberbio, soy realista, sería un profesionista frustrado, un médico que limpia pisos…

Soy una persona de acciones, y cuando veo un problema me propongo resolverlo, pero este problema… supera por mucho mis capacidades.

Una marcha por la paz, izar una bandera blanca, gritar a los cuatro vientos, declarar en los medios que el presidente Calderón venga, que haya juntas para resolver la situación…NO HAN RESUELTO NI RESOLVERAN NADA…

Sabes…tengo miedo…

Tengo miedo de que sea la última vez que escribo…porque no sé si esta noche mi casa va a ser invadida por soldados, narcos, cholos, rateros, y demás escoria de la sociedad, no sé si esta noche va a estallar una bomba frente a mi casa o casa de mi familia o mis amigos.

Comprendo plenamente que la vida no la tiene comprada nadie, pero la violencia no es el curso natural del término de la vida del ser humano.

Sólo me queda encomendarme cada noche a Dios y pedir por aquellos que no sobrevivirán esta noche.

Gracias por escucharme. Tengo miedo.


"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada