24 julio, 2010

iPad y el mito del ordenador personal sin administrador

iPad y el mito del ordenador personal sin administrador: "

iPad de Apple foto
¿Por qué los ‘geeks’ odian el iPad? Es es el título de un artículo de Víctor Ruiz en el blog Usa tu iPad. En él, Víctor resuelve el debate entre 'facilidad de uso frente a control de la plataforma' (lo que por aquí describimos como el modelo de las consolas de videojuegos) apuntando a que no es un dispositivo para usuarios avanzados pero sí es el más conveniente para quienes sufren la brecha digital y encuentran complicado utilizar un ordenador convencional.

No estoy del todo de acuerdo con Víctor, empezando por el hecho de que quienes están comprando el iPad en esta primera etapa no son precisamente usuarios noveles. Pero disiento sobre todo en asumir como incompatible dar una buena experiencia de usuario con que estos tengan libertad para, por ejemplo, instalar aplicaciones que no hayan sido filtradas. Donde sí creo que apunta bien el artículo es en el momento de la informática personal en el que nos sitúa el iPad, el primer ordenador personal (a pesar de todo lo sigo considerando así) que no necesita un administrado. Este 'mito' de la historia de la informática nos lo han intentado vender generación tras generación de sistemas operativos, intentando ocultar a ese 'root' que siempre acababa apareciendo cuando se necesitaba hacer algo importante con la máquina. El administrador del iPad está 'en la nube' y actúa a través de iTunes, único punto de control para descargar e instalar aplicaciones y pasar contenidos. Quien filtra el software, controla actualizaciones, aplica reglas de seguridad y gestiona las versiones del producto es Apple, verdadero administrador de la máquina.

Esto no es malo ni bueno en sí, es interesante para quien no quiera administrar el equipo y le guste la forma que tiene Apple de hacerlo. Pero en mi opinión el gran hallazgo es la primera vez que alguien lo consigue... el usuario sí puede ser 'sólamente usuario' en el iPad, algo que ni Windows, ni Mac OS ni Linux habían logrado. Dónde discrepo de Víctor es en que el control y las limitaciones son un precio a pagar necesario, porque hay espacio para un 'modo avanzado' en el que el usuario pueda volver a ser dueño de lo que hace su máquina con funciones tan simples como admitir otras fuentes de aplicaciones. Es a la dirección en la que apunta Android y dónde creo que quienes priorizan experiencia de usuario y libertad de uso podrían encontrarse.





"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada