29 septiembre, 2010

PS1 detecta su primer asteroide peligroso

PS1 detecta su primer asteroide peligroso: "

PS1, 1º de los observatorios de vigilancia que integrarán Pan-STARRS. | Fuente imagen National Geographic


A finales del pasado junio, los medios especializados en divulgación se hicieron eco de la entrada en funcionamiento del observatorio PS1 en el Monte Haleakala de Hawái. Este dispositivo fue el primero en alcanzar la operatividad de los varios previstos para integrar el Sistema de Rápida Respuesta e Inspección Telescópica Panorámica o (Pan-STARRS).


Con su cámara de 1,4 gigapixels apuntando hacia el cielo, el PS1 ha sido diseñado para buscar objetos potencialmente peligrosos para la Tierra. No han pasado ni tres meses y el telescopio vuelve a saltar a los informativos. Acaba de encontrar el primero.


Se trata de un asteroide al que los astrónomos han bautizado como 2010 ST3 (véase imagen inferior), y el próximo mes de octubre pasará a 6,44 millones de kilómetros de la Tierra. Al parecer existe un ligero riesgo de que nos golpee en el año 2098. El pedrusco mide unos 46 metros de largo y si nos alcanzase tendría el efecto de una bomba de 20 megatones (eso es un “pedazo de avería” teniendo en cuenta que la de Hiroshima fue solo de unos 15 kilotones).

2010 ST3, primer asteroide peligroso detectado por PS1. | Fuente imagen: Universidad de Hawái.


Pero no hace falta que el caos nos invada. Ciertamente conviene tener vigilado a este asteroide (de hecho para eso se han creado instrumentos como el PS1), pero que se le catalogue como peligroso no significa que el impacto vaya a producirse con toda seguridad. A medida que pase el tiempo, y se realicen proyecciones más precisas, es probable que se descubra que las trayectorias de la Tierra y de 2010 ST3 terminen por no cruzarse.


Lo que de verdad llama la atención es la potencia de observación de nuestro nuevo vigilante celeste. La primera vez que se observó a esta roca, el pasado 16 de septiembre (no hace ni dos semanas), se encontraba a una asombrosa distancia de 32 millones de kilómetros. Ningún otro observatorio de inspección celeste habría podido descubrirlo.


No se vosotros, pero yo dormiré más tranquilo sabiendo que ahora somos capaces de anticiparnos tanto tiempo a la llegada de estos potenciales destructores del espacio. Ah, y mejor os vais acostumbrando a esta cantinela. Esta nueva herramienta de observación va a descubrir decenas de miles de nuevos asteroides cada año, y es muy probable que algunos de ellos sean también peligrosos y merezcan una “ojeadita” permanente para tenerlos controlados.


Lo leí en la web del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái.

"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada