04 agosto, 2010

Felipe V: El verdugo de la tauromaquia

Felipe V: El verdugo de la tauromaquia: "
La tauromaquia es una tradición que se remonta siglos atrás en la historia de la península Ibérica, así como posteriormente en todas las colonias portuguesas y españolas. Recientemente está en todo tipo de medios, rozando la saturación, a causa de la abolición de las corridas de toros en el parlamento de Cataluña, pero la verdad es que esta no es la primera vez que la tauromaquia se enfrenta a esta presión popular y mediática.


I: Popular logo antitaurino

Pese a tener siglos de antigüedad y llevar años fuertemente arraigada en la sociedad, han sido muchas las leyes emitidas y vetos de todo tipo para limitar el campo de acción en la lidia de toros. A día de hoy, a ojos de muchos, parece que la tauromaquia ha sido una tradición apoyada por la sociedad desde antaño, pero la realidad se aleja ligeramente de este común pensamiento.

La primera parada obligada para explorar las dificultades de la tauromaquia la tenemos a finales del siglo XVI, cuando en 1567 Pio V emitió la bula “De Salutatis Gregis Domici”, mediante la cual prohibía los espectáculos taurinos. En esa bula consideraba a esta tradición algo totalmente ajeno al cristianismo y más propio del demonio, debido a la gran cantidad de muertos y heridos que provocaba cada año.


II: Pio V

Con esta bula quedarían excomulgados todos los que murieran en cualquier tipo de práctica relacionada con la tauromaquia, y estarían condenados a ser enterrados fuera de los cementerios cristianos. La realidad es que su tiempo de vigencia, fundamentalmente a causa de la presión de Felipe II, fue menos de lo esperado. Tras la muerte de Pio V, en 1575 su sucesor, Gregorio XIII, emitió la bula “Nuper Siquidem”, con la que anulaba por completo la bula de su predecesor.

Si bien este pequeño rifirrafe con la iglesia no terminó llegando a causar ninguna variación sustancial en la tradición, las cosas cambiarían con la llegada de la dinastía Borbón a España. Felipe V, primer rey de esta dinastía, llegó a España procedente de Francia en el año 1700, y para festejar su llegada, los nobles de la corte le ofrecieron una corrida de toros en la que los rejoneadores (toreros a caballo) eran los protagonistas.

Su procedencia de la corte parisina, hacía que Felipe V fuera un rey mucho más refinado que sus predecesores, llevándose una grotesca sorpresa al presenciar la corrida de toros. Tras el festejo, no dudó en calificar lo que acababa de presenciar como una fiesta bárbara, cruel y de mal gusto, cuyo único objetivo era dar mal ejemplo al pueblo. Con ello, convenció a toda la nobleza de que la tauromaquia no debía ser una diversión para ellos, y en 1723 terminó promulgando una ley con la que prohibía el toreo a caballo por parte de cualquier cortesano. Esto más allá de causar la extinción de la tauromaquia, provocó su crecimiento entre la plebe, donde se popularizó el toreo a pie, debido al alto coste de usar un caballo para tan peligrosa celebración.


III: Felipe V

Pese a la popularización del toreo, pocos años después Carlos III se convirtió en el primer rey en prohibir las corridas de toros por completo en 1771, aunque fue una ley que el pueblo nunca llegó a cumplir por completo. Carlos IV lo intentaría algunos años más tarde, en 1805, aunque esta ley se vio eclipsada y olvidada a causa de la Guerra de la Independencia que se desató poco tiempo después. Tras el final de la guerra, los debates en el parlamento se mantuvieron de forma intermitente, discutiendo sobre la prohibición de las corridas de toros, siendo la última propuesta firme en 1877 por parte del Marqués de San Carlos. El hecho de que hubiera sido una medida altamente impopular impidió que la ley de prohibición de las corridas de toros pudiera salir adelante.

Este debate se vio relegado a un segundo plano durante la primera mitad del siglo XX, a excepción de leves muestras de aversión durante la segunda república, y no volvería a ser objeto de debate hasta la llegada de la democracia en 1978, cuando los defensores de los derechos de los animales comenzaron a ganar fuerza entre la opinión del pueblo.

Fuentes y más información:

- Análisis de la tauromaquia desde sus raíces

- La Fiesta a porta gaiola

- Tauromaquia: El arte del mundo de los toros

- Felipe V

Otras que pueden resultar interesantes:




"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada