15 julio, 2010

El Tigre Español que Arrancó el Brazo al Almirante Nelson

El Tigre Español que Arrancó el Brazo al Almirante Nelson: "


Almirante Nelson


Espero sepan ustedes disculparme por el toque pelín sensacionalista que le he dado al título, pero no me he podido aguantar. Y no me he podido aguantar porque, a pesar de lo exagerado que pueda parecer el titular, no digo mentira alguna… Aunque he de reconocer que tampoco digo toda la verdad.


Me explico:


Es cierto que Nelson perdió un brazo. También lo es que un tigre tuvo la culpa de esa pérdida y que, en contra de lo que uno puede pensar, no fue en ninguna selva lejana de Oriente, sino aquí cerquita, en Santa Cruz de Tenerife.


El único detalle que se me ha “olvidado” citar es que el tigre en cuestión pesaba dos toneladas …







…y que se trataba de un cañón fabricado en bronce de 132mm de calibre,  que disparaba proyectiles del tamaño de un melón y que era conocido por todos con el apelativo cariñoso de “Tigre”.






El cañón “Tigre”. Fabricado en Sevilla en 1768. Se encuentra perfectamente conservado y en condiciones de disparar.





Los hechos ocurren en Julio de 1797 cuando Nelson, con su flota, se dirige a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife para conquistarla. El gobernador de la ciudad, teniente general Antonio Gutierrez de Otero, enterado de la inminente llegada de los ingleses, da orden de montar las defensas distribuyendo por la zona todas sus fuerzas disponibles y formadas en su mayoría por milicias integradas por los isleños y un pequeño destacamento francés.



De la buena disposición y bravura de estos defensores da fe que Nelson declaró haber tenido que luchar al menos con 8000 enemigos, cuando en realidad  no eran más de 1700 (Pero muy cabreados).






Ataque a la ciudad de Santa Cruz de tenerife.



Hasta dos desembarcos con lanchas intentaron los ingleses pero en ambos casos fueron rechazados por el intenso fuego que recibían. En el tercer (y que debía de ser) definitivo asalto, el almirante reúne a todas sus fuerzas y él en persona se sube a una de las lanchas para participar en el desembarco.


NOTA MENTAL:  De Nelson se podrá decir lo que se quiera, pero hay que reconocer que el tío los tenía “cuadraos”.  FIN NOTA MENTAL






Intento de desembarco inglés en Tenerife.


A pesar de ser noche cerrada y  que las barcazas iban cubiertas con lonas oscuras, una fragata española los localizó y una tormenta de fuego se desencadenó sobre los asaltantes. Las lanchas  se dispersaron o hundieron y sólo cuatro de ellas consiguieron llegar hasta la orilla.


En la última  iba Nelson el cual, justo en el momento de desembarcar, recibió el zarpazo que le mandó el “Tigre” desde las murallas de la ciudad. El cañonazo le acertó en el brazo dejándolo hecho trizas y tuvo que ser inmediatamente evacuado.



Nelson cae herido en Tenerife. Óleo de Richard Westall


La derrota de los ingleses fue total. Tuvieron más de 200 bajas y 123  heridos, aparte de un barco hundido y 300 prisioneros.  Por su parte los defensores sólo contaron 32 muertos y 40 heridos. Después del combate y de hacer firmar la rendición a los ingleses, el general Antonio Gutierrez, quien padeció ataques de asma durante todo el conflicto, tuvo el honorable gesto de dejarles marchar con sus armas y honores de guerra. No sólo eso, además se interesó personalmente por el estado de Nelson y ayudó en la vuelta de los ingleses prestando dos barcos españoles.






La bandera del buque HSM Emerald capturada a los ingleses.





A pesar de que luego Nelson comentara en sus memorias que Tenerife había sido “… el  peor infierno que había soportado y no sólo por la perdida de su brazo”, el Almirante mantuvo correspondencia con el general Antonio Gutierrez y en una de sus cartas le expresaba así su agradecimiento:






Theseus, en las afueras de Tenerife, 26 de julio de 1797


No puedo separarme de esta isla sin dar a V.E. las más sinceras gracias por su fina atención para conmigo, y por la humanidad que ha manifestado con los heridos nuestros que estuvieron en su poder, o bajo su cuidado, y por la generosidad que tuvo con todos los que desembarcaron, lo que no dejaré de hacer presente a mi Soberano, y espero con el tiempo poder asegurar a V.E. personalmente cuanto soy de V.E. obediente humilde servidor


Horacio Nelson.



Don Antonio contestó en otra misiva diciendo que él no hizo más que obrar como le había dictado su conciencia y su honor militar y también aprovechó para invitar a Nelson como solamente un buen español, un español de pies a cabeza lo haría. Es decir… “¡Nelson, vente pa’cá que nos tomamos unos vinos!”. Bueno… o más o menos.






[ ]…Si en el estado a que ha conducido a V.S. la siempre incierta suerte de la Guerra, pudiese yo, o qualquiera de los efectos que esta Ysla produce, serle de alguna utilidad o alivio, ésta sería para mí una verdadera complacencia, y espero admitirá V.S. un par de limetones de vino, que creo no sea de lo peor que produce.






En ocasiones reconforta ver como en medio de las más oscuras contiendas, a veces surgen destellos de humanidad como estos.


(NOTA: La cultura popular atribuye el mérito del certero disparo contra Nelson al cañón Tigre, aunque en realidad resulta difícil afirmar, cuál de  todo el fuego graneado que cayó sobre los ingleses, fue el que realmente acertó.)


Más en:


Ataque de Nelson a Santa cruz de Tenerife (Wiki)


Antonio Gutierrez y la mayor y humillante derrota de Nelson (Foro Militar General)


El cañón Tigre y el almirante Nelson. (Sobre Canarias)


Nelson y Tenerife. (mgar.net)


La mayor derrota de Nelson. (Todo a Babor)


"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada