22 noviembre, 2010

Para reducir el dolor, y modificar tu cerebro, prueba con la Meditación

Para reducir el dolor, y modificar tu cerebro, prueba con la Meditación: "La meditación es un conocido analgésico que facilita la percepción del dolor, incluso después de breves sesiones. Ahora, un estudio revela por qué: La meditación cambia la forma en que el cerebro procesa las señales de dolor.



En un estudio presentado el 16 de noviembre en San Diego, en la reunión anual de la Society for Neuroscience, los investigadores informaron que practicando el conocimiento consciente del cuerpo y la conciencia durante sólo cuatro días, afecta a cómo el cerebro responde al dolor. La actividad cerebral disminuye en las zonas dedicadas a la parte dolorosa del cuerpo, así como en las áreas responsables de la transmisión de información sensorial. En tanto, las regiones que regulan el dolor se ponen a funcionar, según indican los voluntarios, el dolor es menos intenso y desagradable.



Ya en estudios anteriores, se ha sugerido que la meditación reduce la ansiedad , promueve la relajación y ayuda a las personas regular sus emociones, decía el autor del estudio, Fadel Zeidan, investigador post-doctoral de la Wake Forest University School of Medicine.



Pero además, la meditación puede reducir el dolor, básicamente, haciendo que las sensaciones físicas sean menos estresantes. Según Zeidan 'la meditación parece conseguir un sentido global de atenuación de este tipo de respuesta.'



Cultivando la plena atención



La práctica conocida como ‘meditación de plena atención’ consiste en sentarse en silencio, con comodidad y respirando de manera uniforme. La idea es despejar la mente y enfocar la atención en el presente. 



Son muchos los estudios que han encontrado que la práctica de la meditación puede reducir el dolor. El trabajo de Zeidan sugiere que no hace falta dedicar mucho tiempo a la meditación para obtener los beneficios: En el estudio publicado en marzo en el Journal of Pain, Zeidan y sus colegas informaron que media hora de entrenamiento por día, durante tres días, puede aliviar significativamente el dolor, incluso cuando los participantes en la investigación no estaban meditando.



En este nuevo estudio, lo que Zeidan quería averiguar era cómo la meditación puede cambiar la respuesta al dolor del cerebro. Así que, él y sus colegas, pidieron a 15 voluntarios que pasaran 30 minutos cada día, durante cuatro días, aprendiendo a meditar. Antes y después del entrenamiento, los investigadores escanearon sus cerebros con imágenes por resonancia magnética.



Tanto antes como después de las exploraciones, cada voluntario experimentó sensaciones alternantes de calor a 49 ºC y a 35 ºC en la pantorrilla. Cada temperatura se aplicaba durante 12 segundos, los voluntarios clasificaron su dolor al empujar una palanca a la derecha, para más dolor, y hacia la izquierda para menos. La posición de la palanca correspondía a una escala de dolor en gradiente de 1 a 10 .



Todo en tu cabeza



Los resultados aún no están publicados, pero de acuerdo al resumen de la investigación de la Society for Neuroscience research, la meditación reduce la percepción de la gente de desagrado al dolor en un 57 por ciento. Los voluntarios también informaron que el dolor fue de un 40 por ciento menos intenso.



El cerebro de los voluntarios reflejaba su percepción alterada, según el documento. La actividad se redujo en el tálamo, una zona profunda del cerebro que transmite información sensorial del cuerpo a la corteza somatosensorial. La corteza somatosensorial, localizada lateralmente en el cerebro por encima de la oreja, está especializada en el procesado de señales de partes específicas del cuerpo. En la práctica de meditación de los voluntarios, el área de la corteza somatosensorial estaba relacionada con la pantorrilla estaba calmada.



En el ínterin, las áreas asociadas con la modulación del dolor se hicieron más activas. Estas áreas incluyen la corteza orbitofrontal, justo detrás de los ojos, y la corteza cingulada anterior profunda en la región frontal del cerebro. El putamen, una estructura enterrada en el centro del cerebro, y la cercana ínsula también mostraron una mayor actividad. Ambas estructuras tienen muchas funciones, incluyendo el control de movimiento, la conciencia de sí mismo y la percepción.



'Los resultados preliminares son muy interesantes y prometedores', observó Zeidan. La buena noticia, dijo, es que los estudios demuestran que los beneficios de la meditación se producen con rapidez, creando un alivio del dolor real para las personas que se enfrentan a una cirugía o una lesión permanente.



'No hay que ser necesariamente un monje para experimentar algunos de los beneficios relacionados a la meditación', señaló.





"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada