15 noviembre, 2010

Medidas contraintuitivas para salvar al manatí

Medidas contraintuitivas para salvar al manatí: "

Manatíes junto a motor de barca | Imagen: USGS


Comentábamos hace unos días que la Ciencia no es una cuestión de sentido común y he aquí un ejemplo que viene que ni al pelo. En el estado de Florida (EEUU) llevan años tratando de proteger a los manatíes de los frecuentes encuentros con las embarcaciones, que a menudo les provocan graves heridas. Hace ya bastantes años, las autoridades decidieron tomar una decisión que a priori parece obvia: obligar a los barcos a circular más despacio por las zonas donde habitan estos peculiares mamíferos. Pero no todo es como parece.


Como resumen en Deep Type Flow, el hecho de bajar la velocidad de las embarcaciones tuvo una consecuencia inmediata: aumentó significativamente el número de colisiones entre barcos y manatíes. ¿Qué estaba pasando? La respuesta la han tenido que dar dos especialistas en acústica, que llevan años trabajando y tratando de determinar qué escuchan los manatíes bajo el agua y qué sucede exactamente en ese mundo subacuático.


Los expertos se llaman Ed y Laura Gerstein y se pasaron un año entrenando a un manatí para que indicara (mediante recompensas) cuándo escuchaba un sonido y cuándo no. Al final, después de cuatro años más de estudios, el matrimonio consiguió completar un mapa auditivo de lo que pueden oír los manatíes y las conclusiones son esclarecedoras: los manatíes tienen dificultad para escuchar los sonidos en bajas frecuencias (los que hacen los motores que se mueven lentamente en distancias próximas) y escuchan mejor las altas frecuencias (de los motores que se mueven a gran velocidad a mayor distancia).


Curva auditiva de los manatíes | Imagen: American Scientist


Al comparar los audiogramas de humanos y manatíes, se puede encontrar una sencilla explicación al error. Como los buceadores suelen escuchar mejor las bajas frecuencias tendemos a pensar que los manatíes perciben de la misma forma, y no es ni mucho menos así. De hecho, como demuestra el estudio, una embarcación que se mueve a 5 km/h por encima del manatí, resulta prácticamente indetectable para él, de modo que no puede moverse para evitar la colisión. A este hecho se unen otras circunstancias que empeoran la situación: un fenómeno conocido como efecto Espejo de Lloyd (por el que los sonidos de baja frecuencia se disipan hasta casi desaparecer en aguas poco profundas) y que el sonido de los motores de los barcos se propague hacia atrás y los lados, y no hacia delante, de modo que los manatíes no los “ven” venir.


Después de conocer estos datos, los carteles que invitan a los barcos a ir más despacio por la presencia de manatíes quizá no tengan mucho sentido y sería más conveniente invitarles a que fueran más rápido. En cualquier caso, como no se trata de convertir los cayos de Florida en un área de competición náutica, el matrimonio Gerstein aha diseñado un dispositivo para instalar en los motores que emite un sonido que se propaga hacia adelante y advierte a los manatíes con tiempo de evitar el choque.


¿Harán caso las autoridades a la Ciencia? Los métodos para evitar colisiones se siguen basando en sónares y otros sistemas para detectar la presencia de manatíes. Sobre la velocidad de navegación, basta decir que el estudio es de 2002 y los carteles siguen ahí.


'Zona de manatíes, baje la velocidad' | Imagen Paul-G (Flickr)


Enlace: Manatees, Bioacoustics and Boats (American Scientist) Vía: Slow down = mow down? (Deep Type Flow) – vía Reddit

"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada