06 noviembre, 2010

El curioso origen de algunas prendas

El curioso origen de algunas prendas: "Haciendo peripecias a gran altura, el trapecista francés Jules Léotard, que murió en España en 1870, nunca hubiera imaginado que la pieza ajustada a su cuerpo que utilizaba para sus actuaciones causaría furor entre las féminas un siglo más tarde convertida en el leotardos.

Tampoco los romanos calcularon el éxito que la cómoda prenda que guardaba las piernas de sus enemigos -los germanos y celtas- tendría en sus propias filas, hasta el punto de tener que prohibirla. Muchos siglos más tarde, se le daría el nombre de pantalón, por el personaje Pantaleón de la Comedia Italiana. Y es que detrás de nuestra indumentaria cotidiana hay un sinfín de curiosas historias.

Un regimiento de caballería de Croacia que visitó la corte de Luis XIV de Francia dio origen a la corbata, en alusión al largo paño que llevaban al cuello los croatas -llamados por los franceses cravates-. Tres siglos más tarde, y por su efecto explosivo, el bikini tomó su nombre del atolón donde que los estadounidenses probaban sus bombas atómicas durante los años cincuenta. Brasileños y africanos se disputan el origen del tanga, en tanto que el pijama, que en su lengua nativa (pae jamah) significa 'prenda para las piernas', era el atuendo de faena en la India, convertido en traje para dormir por los colonos ingleses hacia 1880.

También por su indumentaria práctica y cómoda, los marchand d'ail (mercaderes de ajo) franceses sirvieron de inspiración para el chándal que hoy todos conocemos, si bien causó sorna cuando se presentó, hacia 1893. Fue al estallar la I Guerra Mundial cuando demostró sus grandes propiedades para los soldados.

Moda marcial

No sólo el chándal 'despegó' gracias a la guerra; otras prendas tienen como cuna los conflictos bélicos. La chaqueta de punto abotonada que llevaban los oficiales del ejército británico durante la guerra de Crimea (1853-1856) dio lugar al cárdigan, en alusión al conde de Cardigan, que dirigió la carga de la Brigada Ligera. Ya en el siglo XX, los británicos adoptaron para sus tropas emplazadas en el trópico o el desierto los pantalones cortos bermudas, en honor a su colonia del mismo nombre en el Atlántico.

Con la I Guerra Mundial se popularizó el uso del pullover y la gabardina, y con la II Guerra Mundial llegaron la trenka (tres cuartos utilizado por la Marina británica y llamado en un principio trench coat -abrigo de trinchera-), la chaqueta bomber, usada por los pilotos -que lanzaban las bombas-, la cazadora y el montgomery, chaquetón con capucha, trabillas en las mangas, alamares de cuerda y botonadura de madera o hueso, que tan popular se hizo en los ochenta y que debe su nombre al general Montgomery, que impuso esta pieza como reglamentaria.

Otra clase de abrigo cobró gran importancia a finales del siglo XX, el anorak, hecho con piel de foca y utilizado por los inuit (esquimales). Otros indígenas, en este caso nativos del Nuevo Mundo, inspiraron otro atuendo muy actual: el impermeable. Fueron los conquistadores españoles los que importaron a Europa la práctica de untar sus capas, sombreros e incluso las suelas de su calzado con una resina procedente de la hevea del Brasil que repelía efectivamente la lluvia y la humedad.

Marineros y fumadores

Por su parte, el jersey y el blazer tienen su origen en el mar. El primero, típica prenda de punto, apareció en el siglo XVII en la isla de Jersey, en el canal de la Mancha, donde la utilizaban pescadores y marineros. Según se cuenta, cada familia tenía su estilo y color. Así, aquellos que morían en el mar eran fácilmente reconocidos cuando el cadáver llegaba a la orilla. El blazer, chaqueta de vestir de corte casual con botones metálicos, también procede del mundo náutico y de la marina. Más elegante es el uso del esmoquin, traje de chaqueta corta que los ingleses llevaban para fumar en casa en la segunda mitad del siglo XIX. En el XX pasó a designar un batín de seda. Hoy, incluso lo llevan las mujeres.

España, marcando estilo

Algunas prendas de ropa y accesorios tienen su origen en nuestro país. Como la lechuguilla, el cabezón de camisa almidonado que se empleaba durante los reinados de Felipe II y Felipe III y que recibe su nombre por su parecido con el rizo de las hojas de lechuga. Y el guardainfante, una falda corta hecha con varillas o aros que se colocaba, cosida a una enagua, debajo del vestido para darle volumen, que se llama así porque servía para disimular los embarazos y proteger al feto. El bolero, chaquetilla corta de señora, también guarda relación con España: al parecer, el modisto Charles Worth lo ideó para la emperatriz Eugenia de Montijo.

20minutos

Es curioso el origen de prendas que hoy usamos y hemos usado de forma tan natural pues las hemos voisto siempre a nuestro alrededor, los leotardos de un trapecista, los pantalones los importaron los romanos de los llamados bárbaros, la corbata, casi único adorno masculino y que muchos no quieren de los croatas, el chándal de los mercaderes del ajo franceses,pero las contiendas, hubo muchas, demasiadas diría yo, fueron fuente de inspiración ya que había que vestir a los contendientes, así se ha visto nacer y crecer el cárdigan, el Pullover y cuidado que triunfó este, bvebrmudas, gabardina y cazadora, el anorak de los esquimales, como parece lógico, el jersey, el blazer del mar y el smoking prenda para realzar el hecho de fumar y que ahora estará mal visto lo de fumar, nosotros hemos traido de América el impermeable y hemos aportado el cuello almidonado ese que vemos en los cuadros de la época de Felipe II y III, el guardainfante esas estructuras metálicas que se ponían las mujeres debajo de las faldas largas hace tiempo y el bolero que si es por lo de chaquetilla corta ahora se usa mucho ajaj
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada