25 octubre, 2010

Cuando venga el huracán, ¡no abras la puerta!

Cuando venga el huracán, ¡no abras la puerta!: "Las tormentas y huracanes destrozan cada año miles de casas en EEUU. Por este motivo, el Institute for Business and Home Safety ha lanzado esta misma semana una campaña para demostrar que una inversión en la construcción y refuerzo de las infraestructuras podría ahorrar bastantes disgustos en la época de las grandes tormentas. Pero, ¿cómo demostrarlo? Pues realizando una simulación a escala real de la fuerza que puede desarrollar un huracán y comprobar los efectos sobre una casa convencional y una reforzada. Atentos:


Para realizar la prueba, los ingenieros utilizaron más de cien ventiladores gigantes que generaron vientos de más de 150 kilómetros por hora. Durante más de diez minutos, ambas casas fueron sometidas a la fuerza del viento y permanecieron en pie y sin muchos problemas. Sin embargo, en el siguiente test, los ingenieros decidieron abrir la puerta frontal de las dos casas y aquí fue donde le dieron la puntilla a la casa convencional: en pocos segundos se vino abajo y salió volando por los aires como si fuera de cartón.


Según los ingenieros, un gasto de unos 5.000 dólares puede servir para reforzar la casa y evitar grandes daños en caso de tormenta. Y en caso de no poder sufragar el gasto, conviene hacer como en el cuento de los tres cerditos y el lobo, cuando sople el viento no se os ocurra abrir la puerta.

* Ampliación: Pero vayamos al fondo del asunto, ¿por qué se destroza antes la casa al abrir la puerta? Como no quiero meter la pata con una explicación precipitada, he consultado a mi oráculo, en gran Sergio L. Palacios (Física en la Ciencia Ficción) para que nos lo explique con propiedad. Ésta es su respuesta:

'El asunto de los huracanes y las casas que se derrumban es física básica de fluidos. Tiene que ver con el principio de Bernoulli. Cuando un fluido, como el aire, se mueve a gran velocidad disminuye su presión. Al soplar el viento por encima del tejado, la presión es más grande en el interior de la casa que en el exterior, con lo que el tejado tiende a levantarse. Si esto llega a suceder, el aire penetrará tanto por la parte superior del tejado como por la inferior, con lo que ambas presiones se igualarán y el tejado se vendrá abajo por su propio peso. El viento penetrará en el interior de la casa y la destrozará. Cuando se abre una puerta o una ventana lo único que se hace es favorecer que aún entre más viento en el interior de la vivienda, con lo que el efecto final será el mismo, sólo que en menos tiempo.'

Más info: Scientists simulate hurricane-force winds in the lab (Physorg). En este otro vídeo podéis ver más perspectivas de la simulación. Vía: @cienciabolsillo

Ver también: Simulación de terremoto en un edificio de seis plantas (Fogonazos)

"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada