08 octubre, 2010

Autorretratos Literarios

Autorretratos Literarios: "




Un Autorretrato Literario es exactamente lo que parece, la descripción escrita que una persona hace sobre si misma.


Pues bien, partiendo de esta base les propongo un pequeño juego sin más pretensiones que el de pasar una rato divertido.


A continuación podrán leer los Autorretratos Literarios de dos conocidísimos escritores del Siglo de Oro Español. El juego consiste en adivinar de quienes se tratan.


¿Se atreven?.



El primer autorretrato aunque está escrito en tercera persona  está hablando de él mismo. Dice así:






Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies.



¿Qué? ¿ Cuántos de ustedes lo han adivinado?


Por el fondo me parece que veo alguna mano levantada… Aunque no muchas.


Bueno, reconozco que es un poco complicadillo. Por eso voy poner otro fragmento, creo que definitivo, para dar con el personaje.



Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos…



Ahora no me digan que no… Qué así se las ponían a Felipe II ;-)


Si todavía siguen sin tenerlo claro, aquí tienen la solución.


Pasemos a nuestro siguiente personaje también muy conocido, también enclavado dentro del Siglo de Oro y que se describe como sigue:






[...]Hijo de sus obras, padrastro de las ajenas, hombre de bien nacido para el mal, hijodalgo pero no señor, cofrade de la carcajada y hermano del Regodeo; mozo dado al mundo, prestado al diablo y encomendado a la carne que ha tenido y tiene, así en la corte como fuera de ella muchos cargos de conciencia, de calzas atacadas; rasgado de ojos y de vestido, ancho de frente y de conciencia, negro de cabello y de ventura, falto de pies y de dicha, largo de piernas y de razones, limpio de manos y de bolsa.



Tal vez también un poco dificilillo, pero si nos fijamos en el tono tan guasón que gasta el autor creo que nos podemos hacer una ligera idea.


Vamos a poner otro extracto del mismo personaje a ver si con esto..



[...]De buen entendimiento, pero no de buena memoria; es corto de vista, como de ventura; hombre dado al diablo, prestado al mundo y encomendado a la carne; rasgado de ojos y de conciencia; negro de cabello y de dicha; largo de frente y de razones, quebrado de color y de piernas, blanco de cara y de todo, falto de pies y de juicio, mozo amostachado, diestro en jugar las armas, a los naipes y otros juegos. Y poeta, sobre todo.



¿Cómo lo ven?


¿Lo han adivinado?


¿Todavía no?


Aquí tienen la solución.


-


Más en:


Las soluciones del 1ºAutorretrato y 2ºAutorretrato


Autorretrato literario en el Siglo de Oro y la Ilustración. (Instituto Cervantes PDF)


Autorretratos de varios escritores.


"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada