15 octubre, 2010

El MIT diseña un equipo de desalinización solar portátil para crisis humanitarias

El MIT diseña un equipo de desalinización solar portátil para crisis humanitarias: "

Un esquema del prototipo | Imagen: MIT


Cuando se produce una catástrofe como el último terremoto de Haití, uno de los recursos más escasos y necesarios suele ser el agua potable. Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) acaba de presentar un sistema portátil que permitiría aprovechar la energía del sol para desalinizar agua de forma rápida y sencilla y que podría ser transportado fácilmente a lugares donde se necesita de manera urgente.


El equipo, encabezado por Steven Dubowsky, ha construido un pequeño prototipo para comprobar que sus cálculos son correctos. El aparato que veis en las imágenes, aceleradas mediante la técnica de timelapse, es capaz de desalinizar más de 300 litros de agua en un día aprovechando la energía solar. Según informan en MIT News, los ingenieros estiman que una versión más grande del aparato costaría unos 6.000 euros y podría filtrar casi 4.000 litros de agua salada cada día. Un avión de transporte militar C-130, calculan, podría transportar hasta una docena de unidades, suficientes para proveer de agua a unas 10.000 personas.


Pinche aquí para ver el vídeo


Aunque se han diseñado otros sistemas portátiles de desalinización, éste cuenta con la ventaja de aprovechar una forma de energía accesible como es la solar, lo que permite usarlo en lugares donde no se tiene acceso a la red eléctrica. ¿Cómo funciona el sistema? Mediante ósmosis inversa, es decir, un sistema de filtración mediante presión que “libera” al agua de las sales minerales. El proceso podría resumirse así: el sol alimenta los paneles, la energía eléctrica se usa para empujar el agua a través de varios filtros a alta presión y atraviesa una membrana que la desaliniza.


Para evitar que las variaciones de luz solar afecten de manera definitiva al rendimiento de la desalinizadora, los ingenieros la han programado para que se adapte a los cambios de manera inteligente. En condiciones de mucho sol, explican, el prototipo extrae más agua. Cuando se pone nublado, el sistema funciona a menos rendimiento, pero no se detiene.


Enlace: In The World: Drinking water, from sunshine (MIT News)

"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada