12 octubre, 2010

HEY, HEY, HEY…

HEY, HEY, HEY…: ".
Ni siquiera sé donde estoy. ¿Cómo llegue aquí?. Miro a un lado… un abismo sin fin. Oscuro. Impenetrable. Al otro lado, una montaña monumental. Imperturbable. Rígida.

En el medio yo, en peligro. No sé como lo sé, pero lo sé. Debo correr, pero ¿hacia dónde?.

Comienza a temblar. Todo. Mis manos. Mis pies. El suelo. Debo salir de aquí. Ya.

- Calma Mar- Hay que pensar. Respira. - Eso es - Detrás… se oye… algo…. ¿Música?. ¿Aquí?.

Si, suena… esa canción… la que escuché hoy. La de ese disco que iba a comprar mañana… Es lo único que necesitaba: decido seguirla. La música me guiará.

Hey Hey Hey me llama… Si. Me habla a mí.

Salgo disparada. Oscuridad. Más temblores. Más rápidos. ¿Terremoto?. Se supone que no me aterrorizan. ¿Porque estoy tan asustada?.

Entonces, él me dice que cuando algo este oscuro, ponga una luz allí.

Enciendo la ¿linterna? que llevo en el bolsillo del ¿pijama?. Decido que no cuestionaré -por el momento- como llegó esa linterna hasta allí, y como corro con ella puesta... y descalza... Decido también, que no me voy desesperar. Sólo si puedo ser capaz de pensar y no dejar que me invada el pánico, llegaré. No sé a dónde, pero donde sea, estaré lejos de este vacío de movilidades, de bajadas y subidas sin fin.

El viento me azota la cara y el cuerpo... no tengo tiempo ni de pensar, por eso, corro más y más, y cada vez baja más la temperatura... Estoy helada… Bbbrrrrrr…

Me dice que cuando algo este frío, ponga fuego allí.

Y en el otro bolsillo, tengo un mechero. Mierda. Menos mal, porque he dejado de fumar (aunque mi lado racional se pregunta si justamente por eso, es que no debería llevarlo)… Da igual, así, caliento un poco mis manos y mis dedos…

Sigo… y sigo corriendo… miro a los lados, y veo árboles, y ríos, y más arboles, y subitamente, nada se mueve… antes, todo temblaba, y ahora, maldita quietud. No hay vida. Ni hojas. Ni animales. Nada. Paisajes yermos. Solo ocres apagados. Blancos y Negros.

Me dice, que cuando algo este viejo, ponga un poco de brillo en ello.

Y yo pienso que el reflejo de mi colgante en la oscuridad, es ese brillo necesario que alumbrará mi camino.

Corro más... sigo corriendo… pero parece que no avanzo lo que deseo… y mis piernas se mueven, y mi pecho agitado y mi respiración entrecortada siguen hasta lo imposible… no puedo más... ¿Me voy a desmayar?…

Hey Hey Hey... pelea para traerlo de vuelta…

Eso es. Traeré de vuelta la fortaleza perdida. No. Jamás me he desmayado en mi vida. Hoy no será la primera vez. Voy… voy hacia la voz. Hacia la canción...

Más cerca. -Vamos… no desfallezcas -me repito- ya no puede quedar mucho - Se oye tan cerca… Paso una curva y, me detengo de golpe. Sorpresa: Lo encuentro allí.

Él está en un montículo verde. Muy verde. Con un riachuelo cristalino a sus pies… Me tiende la mano.

¿Que hace él aquí?. Sus labios se mueven, y me dice:

'Yo diré tus oraciones, e iré a tu lado… Yo encontraré la manera de hacernos luz…'

Me relajo. Ahora, por fin, todo tiene sentido.

Si, ahora ya sé dónde estoy. Por eso, le contesto lo que sigue: 'Cavaré tu tumba, y bailaremos y cantaremos… '

Reímos y seguimos cantando juntos: "Lo que guardamos podría durar una eternidad".

Tomo su mano, y subo a ese montículo, para compartir la vida que allí se desborda y me dejo llevar… Hey, Hey, Hey…

Yeah, Yeah, Yeah… Fight to get it back again... Yeah, Yeah, Yeah…Fight to get it back again... Hey, Yeah, Hey, Yeah... Fight to get it back again... Hey, Yeah, Hey, Yeah...

Se acaba la canción... Abro los ojos... Es de mañana... La pesadilla dejó de serlo... Cambió... Sólo un sueño... Un sueño...




Porque así como los sueños pueden tener música -como este que tuve anoche- así también es como…

El Mar No Cesa.

PD: ¿Les ha pasado alguna vez? ¿Han tenido algún sueño con música? ¡Todavía estoy alucinando! Jajaja…
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada